Aseguran que la carne “tendría que estar, por lo menos, un 10% más arriba”

José Rizzo, de la Cámara de Abastecedores de Carne de Mendoza, dialogó esta mañana con Radio News.

El precio de la carne es de lo que más le importa a la gente, porque a pesar de los acuerdos no deja de subir, además, el Gobierno estableció el troceo de carne para la comercialización en el mercado interno.

Para entender estas situaciones, Christian Sanz y Claudia Durán se comunicaron con José Rizzo de la Cámara de Abastecedores de Carne de Mendoza, en el programa que conducen en Radio News.

Al ser consultado sobre el troceo, destacó que “lo hicieron por una cuestión de que una media res pesa entre 90 y 120 kilos. Habitualmente el obrero se ponía la media res al hombro o acá en Mendoza lo cortaba en dos partes. Eso significa que la persona que la traslada lleva un peso importante en la espalda. El troceo viene por una cuestión de la salud del trabajador, se ha pedido tratar de convertir esa media res en trozos que no superen los 30 o 32 kilos. Es para proteger al trabajador”.

¿Por qué sigue subiendo la carne a pesar de los acuerdos de precio?”, se le consultó, a lo que respondió: “En cuanto a la exportación, el 80% se lo lleva China y es una vaca que no consumimos, de segunda, un tipo de mercadería que el argentino no consume. Está bien que se exporte porque mueve la industria frigorífica y le hace bien a los productores que tienen campo”.

En el mismo sentido, agregó que “tenemos un mercado donde la oferta está limitada, es decir que el productor, debido a los precios del maíz que tuvo un aumento muy alto, no le conviene terminar su hacienda o poner su hacienda en un feedlot, porque a la hora de sacarlo el precio que obtiene es menor al que tiene de costo. La oferta no alcanza a cubrir la demanda entonces el precio es muy sostenido”.

Sobre el precio de la carne, resaltó que “tendría que estar, por lo menos, un 10% más arriba. Buenos Aires tiene la carne más cara que Mendoza y nosotros lo tenemos que traer de allá con un flete. Estamos trabajando con números muy ajustados”.

Respecto de las ventas, aseguró que “el año pasado cerró con un promedio de 52 kilos por persona y es una de las caídas más grandes de la historia del consumo de carne. Este año calculamos que vamos a cerrar en 47 kilos”.

Respecto de la creación de un registro para exportadores de carne que propuso el Gobierno, analizó que “han encontrado algunos matarifes en el cual hacían la subfacturación y eso hacía que los frigoríficos grandes tuvieran una competencia desleal. Lo hacen para controlar un mercado que se estaba armando en paralelo”.

Por la restricción a la importación que estudia el Gobierno, desde la industria de la carne consideran que “empieza la corrupción”

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar