Por la restricción a la importación que estudia el Gobierno, desde la industria de la carne consideran que “empieza la corrupción”

Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la Republica Argentina (CICCRA), dialogó con Radio News.

El gobierno anunció muy fuertes controles a la exportación de carne, entre otras medidas, con el propósito de contener el precio de los alimentos, lo que generó en las cámaras empresarias algún resquemor.

Para entender qué injerencia puede tener ello en el precio, Christian Sanz y Claudia Durán se comunicaron con Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la Republica Argentina (CICCRA), en el ciclo que conducen en Radio News.

Mi análisis de esta medida es volver al terror. Este es un anuncio que no tiene ninguna resolución firme, es algo penoso. Tuvimos el año pasado 900 mil toneladas de exportaciones y un ingreso de 2.500 o 3 mil millones de dólares en los últimos dos años. Si la cosa pasa por volver a destruir la ganadería argentina van a tener éxito”, inició comentando Schiariti.

En tal sentido explicó que “el campo está muy enojado con este gobierno y volver a cerrar las exportaciones con la excusa de que están haciendo algo por la mesa de los argentinos es provocar al campo sin sentido”, añadiendo que “aplican medidas que no tienen resultado”.

Al ser consultado sobre una de las medidas planteadas que tiene que ver con la creación de un registro como el utilizado en el caso de los granos, analizó: “Crear un registro es una medida absurda porque la información el Estado la tiene. La tiene el SENASA, después la Aduana y finalmente el Banco Central. Crear el registro no tiene sentido. Cuando se crea es para después generar un ROE y el ROE tenía que ser autorizado y para hacerlo tenías que tener buena relación con alguien o una billetera grande y empieza la corrupción”.

Al ser consultado sobre el porqué del aumento del precio de la carne, explicitó que tiene que ver con “el descalabro macroeconómico que tiene la Argentina. Esta pandemia se soportó con emisión monetaria. La emisión monetaria ha sido impresionante, entonces cualquier ganadero lo que quiere es reponer la cantidad de animales que vendió para que los pesos no se le licuen en el bolsillo”.

En tal contexto añadió que “el otro elemento es la sequía que hubo en Latinoamérica que generó un aumento en las comodities importante, esto generó los aumentos de precio. Estimamos que vamos a tener un 10% menos de terneros este año”, añadiendo que “después tenés los aumentos de combustible que encarecen todos los productos”.

Por tanto, consideró que “si quieren bajar el precio de la carne tienen que bajar impuestos. De cada peso que se paga de carne, 40 centavos son de impuestos. El Estado como no encuentra soluciones, encuentra responsables”.

Respecto del valor de la carne, opinó que “yo no creo que hayan grandes aumentos de precios en los próximos meses. Lo que pasa es que la oferta ganadera de animales terminados en buenas condiciones cayo de manera significativa”, a ello se le debe sumar que “desde el 2017 a hoy la caída del poder adquisitivo es del 30%”.

Por último destacó que “en Argentina se ha desarrollado la producción de pollo y de cerdo, entonces los argentinos cambian el hábito de consumo y los argentinos comen más kilos de pollo que de carne vacuna. Por suerte hemos podido desarrollar la producción de las otras dos carnes”.

Saltó el precio de la carne y los argentinos estamos cerca del podio histórico en consumo de pollo

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar