Se robaron 600 litros de cerveza que se estaban macerando en el fondo del mar en Mar del Plata

Un año llevó conseguir los permisos y se trata de un proyecto que tiene como fin ofrecer un nuevo producto.

Unos delincuentes robaron 600 litros de cerveza que se encontraban macerando en barriles que estaban sumergidos en el fondo del mar a unos 4 kilómetros del puerto de Mar del Plata.

Las cervecerías Heller, La Paloma y Baum, junto con integrantes de la escuela de buceo local, en noviembre pasado ubicaron los barriles de cerveza a unos 20 metros de profundidad, en una jaula, sujetos sobre la cubierta de un buque hundido llamado Kronomether.

Un año llevó conseguir los permisos y se trata de un proyecto que tiene como fin ofrecer un nuevo producto. A finales de febrero debían retirarse los barriles pero la semana pasada los dueños de las cervecerías descubrieron que se los habían robado.

El propietario de Baum, Juan Pablo Vincent, contó que “todos coinciden en que fue algo intencional. No lo sabemos, pero sí es evidente que alguien estuvo ahí y los soltó intencionalmente. Desconocemos con qué fin, pero ya hicimos la denuncia“.

Estos 600 litros que se maceraban abajo del mar iban a mezclarse con otros 500 litros que esperaban almacenados en tanques de cervecerías e iban a ser ofrecidos bajo el nombre de Kronomether, según destaca Actualidad.rt.

De película: robaron en Mar del Plata 800 litros de cerveza guardados en el océano | TN

Estaba previsto, asimismo, donar lo recaudado al Museo de Ciencias Naturales Lorenzo Scaglia. “No se puede tomar esa bebida directamente de las barricas. Hay que mezclarla con otra que tenemos en tanques acá en tierra, gasificarla y demás”, explicitó Vincent.

“No creo que le encuentren valor comercial a lo robado, salvo que sepan cómo tratar esa cerveza ‘blendeándola’ con otra del estilo, o con otra que vaya bien con esa base, y después la gasifiquen. Pero dudo que le puedan sacar mucho rédito económico. Y nosotros sí, pero tampoco era para nosotros, sino que era a beneficio del museo“, añadió.

Según cuentan los empresarios, se trata de una iniciativa que ya había tomado lugar en otras partes del territorio mundial, pero nunca en Argentina y mucho menos a tantos kilómetros de profundidad.

“Perdimos plata pero, más que nada, lo que molesta es que este proyecto tenía valor sentimental y nos quitaron la posibilidad a muchos de aprender de esto”, finalizó Vincent.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar